Contratos de Agencia

¿Dónde se regula la relación entre un agente comercial y la empresa para quien vende sus productos?

La Ley 12/1992, de 27 de mayo, sobre Contrato de Agencia, regula la figura del llamado agente comercial, que debe distinguirse del llamado representante comercial, por cuanto el agente (persona física o jurídica) es un intermediario independiente.

El agente se obliga a promover, o a promover y a concluir, operaciones comerciales a cambio de una remuneración (mediante una cantidad fija, una comisión o una combinación de ambas, aunque casi siempre veremos que se trata solamente de una comisión), en nombre del principal.

pexels-photo-326576.jpeg

Photo by Pixabay on Pexels.com

El contrato de agencia exige permanencia o estabilidad, por lo que es un contrato de duración. Si no se indicase la duración, será de carácter indefinido.

El agente necesitará el consentimiento del empresario con quien haya celebrado un contrato de agencia para ejercer por su propia cuenta o por cuenta de otro empresario una actividad profesional relacionada con bienes o servicios que sean de igual o análoga naturaleza y concurrentes o competitivos con aquellos cuya contratación se hubiera obligado a promover.

El agente tiene una serie de obligaciones, que son:

  1. a) Ocuparse con la diligencia de un ordenado comerciante de la promoción y, en su caso, de la conclusión de los actos u operaciones que se le hubieren encomendado.
  2. b) Comunicar al empresario toda la información de que disponga, cuando sea necesaria para la buena gestión de los actos u operaciones cuya promoción y, en su caso, conclusión, se le hubiere encomendado, así como, en particular, la relativa a la solvencia de los terceros con los que existan operaciones pendientes de conclusión o ejecución.
  3. c) Desarrollar su actividad con arreglo a las instrucciones razonables recibidas del empresario, siempre que no afecten a su independencia.
  4. d) Recibir en nombre del empresario cualquier clase de reclamaciones de terceros sobre defectos o vicios de calidad o cantidad de los bienes vendidos y de los servicios prestados como consecuencia de las operaciones promovidas, aunque no las hubiera concluido.
  5. e) Llevar una contabilidad independiente de los actos u operaciones relativos a cada empresario por cuya cuenta actúe.

 

Por su parte, las obligaciones del empresario son las siguientes:

  1. a) Poner a disposición del agente, con antelación suficiente y en cantidad apropiada, los muestrarios, catálogos, tarifas y demás documentos necesarios para el ejercicio de su actividad.
  2. b) Procurar al agente todas las informaciones necesarias para la ejecución del contrato de agencia y, en particular, advertirle, desde que tenga noticia de ello, cuando prevea que el volumen de los actos u operaciones va a ser sensiblemente inferior al que el agente hubiera podido esperar.

Dentro de este deber de información, el empresario tiene, además, como obligación (art. 15), las de entregar al agente una relación de las comisiones devengadas por cada operación, el último día del mes siguiente al trimestre natural en que se hubieran devengado, salvo pacto de plazo inferior. En la relación se consignarán los elementos esenciales en base a los que haya sido calculado el importe de las comisiones.

También, el agente tendrá derecho a exigir la exhibición de la contabilidad del empresario en los particulares necesarios para verificar todo lo relativo a las comisiones que le correspondan y en la forma prevenida en el Código de Comercio. Igualmente, tendrá derecho a que se le proporcionen las informaciones de que disponga el empresario y que sean necesarias para verificar su cuantía.

 

  1. c) Satisfacer la remuneración pactada.
  2. d) Comunicaciones: dentro del plazo de 15 días, el empresario deberá comunicar al agente la aceptación o el rechazo de la operación comunicada. Y, dentro del plazo más breve posible, deberá comunicarle al agente la ejecución, ejecución parcial o falta de ejecución de ésta, según el tipo de actividad de que se trate.

 

La comisión se devengará en el momento en que el empresario hubiera ejecutado (o hubiera debido ejecutar) la operación. En la práctica, cuando el cliente recibe la mercancía o hubiera debido recibirla. Se pagará no más tarde del último día del mes siguiente al trimestre natural en el que se hubiere devengado, salvo que se hubiere pactado pagarla en un plazo inferior.

 

En la práctica, los principales problemas legales que encontramos relacionados con los agentes comerciales son:

  • la delimitación de la actividad en relación con la exclusividad o la comercialización de bienes y productos de análoga naturaleza,
  • ciertos casos problemáticos de subcontratación,
  • las obligaciones concretas de las partes y, principalmente,
    • la remuneración
    • indemnizaciones y el cobro de clientes anteriores tras la terminación del contrato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s